1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://reglasespanol.about.com/od/redaccionyestilo/a/espanol-sexista.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Debate: ¿Puede considerarse al español como "sexista"?

Por

Un debate que ya lleva tiempo, aunque por eso no deja de ser actual, es aquel en que en que se enfrentan los argumentos que establecen que el español es una lengua machista-sexista, contra aquellos planteamientos que afirman lo contrario.
¿Puede afirmarse realmente que el idioma castellano es sexista, y por ende, discriminativo, especialmente hacia las mujeres?
Los que afirman su carácter sexista abogan por la utilización de más formas femeninas o bien, por términos que engloben a ambos sexos.

Lenguaje sexista. Concepto
La Comisión de Mujeres y Ciencia del CSIC define al lenguaje sexista en los siguientes términos:
Se entiende por lenguaje sexista, no incluyente o no integrador el uso exclusivo de uno de los dos géneros (habitualmente el masculino) para referirse a ambos, excluyendo al otro.

Así, quienes manifiestan el deseo de evitar un lenguaje con tintes sexistas, proponen, por ejemplo, utilizar “todos “y “todas”, hablar de “ciudadanos y no de ciudadanas, decir “los niños y las niñas juegan” y no simplemente, “los niños juegan ”
Este artículo no tiene por finalidad sentar una posición al respecto, sino más bien, resumir las posturas respecto a este debate.

Argumentos en contra de que el español cambie por razones consideradas por algunas personas como "sexistas"
El académico Ignacio Bosque, en el informe de la RAE titulado "Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer", señala: Llama la atención el que sean tantas las personas que creen que los significados de las palabras se deciden en asambleas de notables, y que se negocian y se promulgan como las leyes. Parecen pensar que el sistema lingüístico es una especie de código civil o de la circulación: cada norma tiene su fecha; cada ley se revisa, se negocia o se enmienda en determinada ocasión, sea la elección del indicativo o del subjuntivo, la posición del adjetivo, la concordancia de tiempos o la acepción cuarta de este verbo o aquel sustantivo.
Nadie niega que la lengua refleje, especialmente en su léxico, distinciones de naturaleza social, pero es muy discutible que la evolución de su estructura morfológica y sintáctica dependa de la decisión consciente de los hablantes o que se pueda controlar con normas de política lingüística.


Inés Fernández-Ordóñez, integrante de la Real Academia Española,en una entrevista a El País, ha señalado que “la lengua refleja las diferencias sociales y cognitivas. Las reglas sociales se reflejan ahí. Pero también la lengua es sistema. Algo convencionalizado y tradicionalizado, que arrasa estructuras que vienen del pasado. Se siguen empleando rutinariamente, pero no con su motivación primaria".

Otra académica, la novelista Soledad Puértolas, ha expresado lo siguiente: ¿Cómo se habla en las casas, en las calles? La desigualdad de las mujeres no se soluciona forzando el lenguaje. Pero también es cierto que el lenguaje es muy permeable, muy sensible al cambio, y cuando éste se vaya produciendo en la sociedad, progresivamente, podrá modificar el modo en el que nos expresamos.

Álvaro García Meseguer, profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, afirma que: Pues bien, el origen del sexismo lingüístico reside siempre sea en el hablante sea en el oyente, pero no en la lengua española como sistema.

Argumentos a favor de que el español cambie por ser una lengua sexista

La filóloga de la Universidad de Alcalá de Henares, Mercedes Bengoechea, respecto a este debate ha sido tajante en su posición, al expresar que "De pequeñas, las niñas tienen que aprender que al decir "niños" unas veces estarán presentes y otras no. De esta forma entran en un proceso de autocensura, de ausentarse de la realidad en ciertas ocasiones porque la lengua no las tiene en cuenta.

La profesora Soledad de Andrés Castellanos, de la Universidad Complutense de Madrid, expresa: Creo yo, por el contrario, que el sexismo sí está en las palabras; está presente en los hechos, en las realidades cotidianas, en los derechos de los individuos y en las leyes, pero también en el lenguaje, también en las palabras. Y negarlo no va a contribuir a desterrarlo de nuestra sociedad. Otros profesionales deberán luchar contra el sexismo en otros ámbitos; los lingüistas y demás profesionales de la palabra deberemos también denunciar el sexismo lingüístico, y contribuir a corregir los fallos en estos espacios. Tarea nuestra será matizar en qué recursos radica, y cómo evitarlo por procedimientos razonables y no estúpidos, sensatos y eficaces.

La periodista June Fernandez, se expresa diciendo: ¿Es tan difícil entender que las normas sobre el castellano se consolidaron en tiempos en los que las mujeres no eran reconocidas como ciudadanas, y que la lengua debe adaptarse a los nuevos tiempos, como se ha adaptado a la generalización de los anglicismos y ha ido admitiendo términos relacionados con las nuevas tecnologías? ¿Cómo es que se ve necesario aceptar y castellanizar fútbol, cuando existía ‘balompié’, y en cambio se niegan a reconocer ‘género’ (en su acepción de categoría de construcción cultural de la diferencia sexual), una palabra ligada a toda una escuela del pensamiento que cuenta con titulaciones de posgrado en las universidades más prestigiosas de Occidente? ¿Eso no es ideología? Una persona libre de prejuicios antifeministas y de resistencias machistas no estará cerrada a propuestas constructivas como las que pueden hacer lingüistas como Bengoechea u otros colectivos como las periodistas con visión de género, en cuyos reportajes se demuestra posible emplear un lenguaje inclusivo sin hacer un mal uso del castellano.
  1. About.com
  2. About en Español
  3. Ortografía y redacción
  4. Redacción y estilo
  5. Debate: ¿Puede considerarse al español como "sexista"?

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.